25 abr. 2010

miss amnesia


               
               La muchacha abrió los ojos y se sintió apabullada
               por su propio desconcierto. No recordaba nada.
               Ni su nombre, ni su edad, ni sus señas.
               Vio que su falda era marrón y que la blusa era crema.
               Estaba asombrada, claro, pero el asombre no le
               producía desagrado.
               Tenía la confusa impre­sión de que esto era mejor que
               cualquier otra cosa, como si a sus espaldas quedara
               algo abyecto, algo horrible.
               Miss amnesia de Mario Benedetti

No hay comentarios:

Publicar un comentario